Crítica: 'Foxcatcher'. Faceta oscura de la aristocracia moderna


Tìtulo: Foxcatcher
Título Original: Homónimo
Reparto: Steve Carell, Channing Tatum, Mark Ruffalo, Sienna Miller, Vanessa Redgrave
Director: Bennett Miller
Calificación: 4/5 Estrellas

Foxcatcher relata los meses en los que los campeones de la lucha, los hermanos Mark y David Schultz, se unen al equipo Foxcatcher del multimillonario John E. du Pont, buscando prepararse para la Olimpiadas de Seúl de 1988. Lo que no saben es que du Pont es un personaje misterioso y peligroso, cegado por traumas con su madre y acentuados por una vida vacía y solitaria. La premisa de la película es simple pero el resultado es complejo y dramático, mostrando una faceta oscura de la aristocracia moderna en Estados Unidos y con un análisis psicológico interesante sobre uno de sus más retorcidos representantes.

Basada en una historia real sobre uno de los episodios más trágicos de la historia de la lucha grecorromana en Estados Unidos, 'Foxcatcher' es un drama con tintes de suspenso que te atrapa desde el inicio. Du Pont es interpretado por Steve Carell de forma magistral, mientras que Mark y David Schultz son interpretados por Channing Tatum y Mark Ruffalo respectivamente. La triada es lo que la convierte la cinta en todo un logro: el John du Pont de Carell es sublime, misterioso y hasta incómodo como lo fuese su contraparte real; Tatum demuestra su calidad actoral convirtiéndose en este joven perdido que encuentra en du Pont una oportunidad de valer en el mundo de la lucha y a un verdadero amigo; y Ruffalo se pone en la piel de uno de los mejores entrenadores del deporte que hayan existido.


El talento de los tres se ve aprovechado al máximo por la excelente dirección de Bennett Miller, que crea de cada secuencia algo intenso, dramático y hasta un poco perturbador. Al igual que Moneyball, el último largometraje de este director, el deporte deja de ser el centro del relato como en otros flicks estadounidenses. En vez del típico melodrama creado -y agotado- por clásicos como Rocky, donde un discurso emotivo y un golpe de "destino" en el puntaje en el último minuto, forman un final predecible, Miller posiciona al deporte como un contexto, un escenario donde analiza a sus personajes y son el punto central de la historia. Al igual que en Moneyball, el deporte es inteligente, es complejo, es frívolo, es corrupto, es dinero, es amistad, es tragedia... en fin, es muchas cosas porque es humano, y Foxcatcher es la demostración final del verdadero precio de ganar.


La sentenciada de hoy es una de las mejores películas que el cine gringo nos ofreció en el 2014. Bennett Miller merecidamente se llevó el premio a mejor director en la pasada edición del Festival de Cannes y el film fue reconocido con el premio de honor por el American Film Institute. Sin embargo, Miller aún necesita hacer de sus historias algo más que un análisis psicológico y dramático, aún falta que el público pueda conectar con los personajes, mismos que veremos sufrir y sonreír en momentos difíciles y momentos de particular alegría.

A lo largo de toda la cinta, la calidad de las actuaciones, el guión, la dirección, la fotografía y todos los elementos admirables de Foxcatcher no alcanzaron para que la culminación se sintiera mucho más personal porque no hubo un completo desarrollo de las relaciones de estos personajes. No le quito ningún mérito a esta recomendable película pero sus logros son justamente los que te invitan a querer sentir más por las personas que viven esta historia.

Si ya vieron Foxcatcher les invito a que dejen tus comentarios aquí abajo y nos compartan su opinión.
Con la tecnología de Blogger.