Crítica: 'Corazones de Hierro'. La artillería pesada en el corazón de la guerra


Título: Corazones de Hierro
Título Original: Fury
Reparto: Brad Pitt, Shia LaBeouf, Jon Bernthal, Michael Peña, Logan Lerman, Jason Isaacs, Scott Eastwood, Alicia Von Rittberg
Director: David Ayer
Calificación: 4/5 Estrellas

Basada en la última etapa del aterrador conflicto militar global, aún lidiando con las secuelas y los sentimientos agerridos patrióticos de los miles de soldados y aliados que defendían su honor en la Segunda Guerra Mundial, 'Corazones de Hierro' nos muestra el otro lado de la moneda con un contingente americano liderado por un frustrado sargento, que abordo de un poderoso tanque deberá localizar un punto estratégico de defensa para que las fuerzas alemanas no traspasen líneas de seguridad. En un acto heróico con sus compañeros de batalla, al sargento se le añade un nuevo e inexperto recluta, que deberá hacer frente a la terrible falta de humanidad dentro de la batalla y al más puro deseo de venganza y dolor.

He de aclarar que la hoy sentenciada funciona muy bien dándole la lectura general correcta, pues tiene exactamente lo que este género puede ofrecer: actuaciones sólidas, escenas bélicas estruendosas, el más puro sentimiento heróico y mensajes camuflados sobre la carnicería y festín de sangre que es capaz de realizar el ser humano por poder, pero hasta allí; no existen o no se perciben elementos innovadores, nuevos o refrescantes.

No me malinterpreten, 'Corazones de Hierro' es sofisticada bajo cualquier índole, más no innovadora, estremecedora pero también predecible. El film dirigido por David Ayer, nos impone incómodamente la limpieza espeluznante de un campo de batalla sangriento y aterrador, sin cohibirse en presentar la realidad tal cual cruda: órganos y víseras por todos lados, cuerpos decapitados e incinerados y una aleación de drama y desasosiego, sin embargo, tampoco es nada que no hayamos visto con anterioridad en otras producciones de su misma familia.



Lo que hace la sentenciada de hoy un film memorable y especial, es la actuación tan sólida de sus protagonistas. Limitándose a exhibir a cinco hombres que pelearán a muerte por defender su honor y proteger a sus aliados, el film recae sobre los hombros de Brad Pitt como el sargento Don Wardaddy Collier, ofreciendo tal vez una de sus actuaciones más vigorosas. Los cinco protagonistas representan precisamente un quinteto de personalidades que se van complementando paulatinamente: un aguerrido y heróico guerrero en manos de Pitt, la humildad y humanidad que denota Logan Lerman desde su primera aparición, la seriedad y devoción religiosa con Shia LeBeouf, la fuerza y el estereotipo áspero y tosco del sur con Jon Bernthal, y los tintes cómicos sin tildarse forzados de Michael Peña.

La más inesperada vinculación sentimental y patriótica de estos soldados en la más extrema de las circunstancias, es lo que le da corazón a un guión irregular que disfruta de caer en ciertos momentos en el cliché. La filantropía como valor primordial, circunda la cinta en un evento donde sólo se leía miedo y horror, mostrándonos un punto refrescante e inflexible cuando los soldados americanos exhalan afecto y solidaridad con el lado inocente alemán, los cientos y miles de personas que fueron arrastrados sin permiso a este sangriento evento, mismos que han sido poco retratados en la familia cinematográfica.


En conclusión, 'Corazones de Hierro' no alcanza el punto dramático ni la altura épica de 'Rescando Al Soldado Ryan', ni resulta tan sútilmente emocional como 'Pearl Harbor', pero dada la naturaleza de su contenido y la perspectiva original sobre los hombres que sirvieron en los tanques de guerra durante el enfrentamiento global, es seguro referirse a ésta como un excelente complemento en conjunto con otras producciones de la talla.
Con la tecnología de Blogger.