Crítica: 'Perdida'. La perversidad retorcida de la psicología humana


Título: Perdida
Título Original: Gone Girl
Reparto: Ben Affleck, Rosamund Pike, Neil Patrick Harris, Tyler Perry, Carrie Coon, Kim Dickens, Patrick Fugit.
Director: David Fincher
Calificación: 4/5

David Fincher ha demostrado a través de su trayectoria cinematográfica ser un realizador sumamente meticuloso, preciso y metódico, cuando toca el género del suspenso. El director de obras como 'El Club de la Pelea', 'La Red Social' o 'La Chica del Dragón Tatuado' (todas nominadas al máximo galardón), tiene la habilidad de pasarse por el arco de triunfo la duración de sus obras (en su mayoría de más de dos horas y fracción), con tal de profundizar en la psique de los personajes de manera progresiva y envolver al público en un drama intenso cuyas vertientes en un inicio están disociadas por todos lados, para después irse cohesionando unas con otras.

En esta ocasión, Fincher se une a las adaptaciones de best-seller (que por definición son obras literarias con números estrepitosos de ventas), tomando la novela de Gillian Flynn, que también firma como guionista, y eleva a una nueva dimensión el injustamente denotado término melodramático, introduciéndonos la explosiva y tergiversada historia de Nick Dunne, un hombre regular que de la noche a la mañana se ve envuelto en el escrutinio de la prensa y la obstaculización de la policía, al desaparecer su esposa Amy, el día de su quinto aniversario. Así, a través de pistas que arrojan a su culpabilidad, Nick deberá emprender una retorcida investigación junto a su hermana que le orillará a situaciones y descubrimientos inimaginables.

La inteligencia y frialdad con la que está presentada la obra de Flynn, me daría fácil pauta a escribir un artículo especial al respecto, pero me limitaré a tocar los aspectos más superficiales de la sentenciada sin revelarles los puntos clave del guión.

Ben Affleck es Nick Dunne
Es difícil hablar de 'Perdida', sin mencionar antes lo magníficas que resultan las actuaciones. Ben Affleck por un lado, encarna uno de sus papeles más sombríos e interesantes desde 'Argo'; un esposo que a sabiendas de sus errores, decide meterse a esta peligrosa jugarreta policiaca de pistas sin sentido que apuntan directamente a su condena. Rosamund Pike como Amy, se encarga de introducirnos la parte aparentemente terrorífica de su historia con narraciones y flashbacks muy atinados y precisos. Carrie Coon y Neil Patrick Harris complementan el reparto coral, y aunque sus papeles son limitados, resultan muy decentes, incluso sobresalientes.

El ritmo de 'Perdida' es muy fluído y orgánico, a diferencia tal vez de 'La Chica del Dragón Tatuado', la obra de Fincher decide ir resolviendo las tangentes de manera rápida y concisa (y no transcurrida casi toda la duración del film), para después seguir generando nuevas incógnitas y abordando nuevos picos dramáticos, manteniendo al espectador con ansiedad y desasosiego la mayor parte del tiempo.

Pero justo cuando piensas que podría tratarse de la mejor obra del director e incluso estás pensando la cantidad de elogios y flores que escribirás (o platicarás) al respecto, vienen los últimos quince minutos de la cinta a recordarnos de la manera más cruel que no todo alcanza la perfección. Me explico. El guión de la sentenciada se presenta tan debidamente cuidado y tratado, que el final pudo haber cerrado el círculo dramático de forma justificada y orgánica (como sucedió en La Red Social, por citar un ejemplo), pero en vez de esto, tenemos una conclusión un tanto ilógica, absurda y tildaría de insólita. Es difícil cuando saliendo de la sala, escuchas a tus compatriotas cinéfilos de todas las edades, argumentando cosas como "perfecta pero.. ese final" al unísono.

'Perdida' es, definitivamente, un viaje fascinante de emociones con puntos altos muy fuertes, construyendo un thriller sólido y recomendable que probablemente se abra paso a los máximos galardones de Hollywood. La obra te sumergirá por lo recovecos retorcidos de la psicología humana, las relaciones interpersonales y la cloacas de los medios de comunicación, acompañados magnánimamente por la musicalización de Atticus Ross y Trent Reznor.
Con la tecnología de Blogger.