Crítica: 'Drácula, la Historia Jamás Contada'. Los vampiros que vuelven a ser vampiros


Título: Drácula, la Historia Jamás Contada.
Título Original: Dracula Untold
Reparto: Luke Evans, Sarah Gadon, Dominic Cooper, Zach McGowan
Director: Gary Shore
Calificación: 3.5/5 Estrellas

La semana pasada se estrenó en cines nacionales la adaptación más reciente del ídolo de los vampiros, por no decir el primero de su especie: Drácula; cinta que llega con una propuesta interesante y diferente respecto a la versión que dirigiera en 1992 Francis Ford Coppola, que cuenta además con un reparto relativamente novedoso (entre el que figura Luke Evans, Sarah Gadon y Dominic Cooper), sumemos la acción y un toque de suspenso a la ecuación y tenemos como resultado una producción bien lograda que no defraudará.

La historia se desvía de la sinopsis e historia original de Bram Stoker, dejando de lado al abogado Jonathan Harker y su aventura con el viejo conde, para convertir a Vlad el Emperador en el vampiro que fuese creado por influencia propia. Situados en el siglo XV en Transilvania, reina la paz entre esta nación y el imperio Otomano hasta que al Sultán requiere un sacrificio humano por parte del príncipe Vlad que como era de esperarse, se rehúsa a cumplir la petición poco humanitaria que se le ha impuesto.

Es en este momento cuando precisamente entra el conflicto principal del desarrollo de la historia, la cinta avanza rápidamente, se toma bastante tiempo antes de llegar a su clímax prioritario, asunto que resulta desesperante, porque aunque es predecible la situación, la adrenalina que llega a causar la forma en que se desenvuelven las cosas, más el tiempo de espera para finalmente ver el desenlace definitivo, no son precisamente una buena combinación; sin embargo, tiene un punto a favor el hecho de que la trama se desvía muy poco de lo que tiene que contarnos (digamos que los productores tenían una idea muy clara sobre lo que querían hacer con el conde esta vez).

Luke Evans es el príncipe Vlad
No se puede ver una cinta de Drácula sin hablar de la criatura, y es que Luke Evans hace un papel muy convincente cuando se trata del renovado príncipe Vlad. La crueldad que tanta fama tenía el personaje (dentro de lo permitido cinematograficamente), no se ve reflejada en la actuación de Evans, en el momento en que tiene que mostrarla, llegando a ser algo soso/tibio el personaje. Por otro lado tenemos un vampiro que llega a borrar de nuestras mentes cinéfilas el mal sabor de boca que dejó Edward Cullen y los vampiros brillantes de Stephanie Meyer. Vamos, en la sentenciada el personaje sigue sin ser un vampiro como lo conocíamos antes, pero mucho más cercano a lo que solía ser: un sere nocturno, feroz, sediento de sangre, pero al mismo tiempo razonable y sentimental.

'Drácula, la Historia Jamás Contada' también nos ofrece una fotografía bastante agradable y que definitivamente no pasa desapercibida; la creación y animación de los castillos en conjunto con el vestuario logran cumplir y de cierta forma superar las expectativas, pues desde el primer vistazo a la cinta, nos transportamos al siglo en curso. Se puede sentir el ambiente tenso que viven en Transilvania, cosa que no siempre se puede lograr pero que se espera conseguir.

La sentenciada de hoy nos ofrece una propuesta interesante para aquellos que buscan un poco de todo: acción, suspenso, algunos matices de drama y si se tiene un buen sentido del humor también el género de la comedia entra en nuestra lista. Así que si quieren algo interesante para ver la próxima vez que vayan al cine, 'Dracula Untold' es una muy buena opción que seguramente no los va a decepcionar.

Con la tecnología de Blogger.