Crítica: 'El Dador de Recuerdos'. Ligera adaptación de una sociedad utópica


Título: El Dador de Recuerdos
Título Original: The Giver
Reparto: Brenton Thwaites, Meryl Streep, Jeff Bridges, Alexander Skarsgard, Katie Holmes, Odeya Rush, Cameron Monaghan.
Director: Phillip Noyce
Calificación: 3/5
 
'El Dador de Recuerdos' viene a recordarnos que no todas las adaptaciones juveniles pueden tener el mismo éxito en pantalla, y que no precisamente todas están consolidadas bajo una misma idea de expansión. Hoy en día, las adaptaciones cinematográficas de novelas futuristas, se han encargado de presentarnos historias donde el mañana es algo insano, donde los jóvenes son lo únicos seres capaces de cambiar un mundo distópico que generalmente está controlado por fuerzas externas. Así también, nos introducen al héroe, que en contra de todas las adversidades, logra enfrentar (y hasta derrocar) ese nuevo sistema.

En esta ocasión, la sentenciada nos introduce la historia de una sociedad donde absolutamente toda la historia de la humanidad ha sido eliminada de la mente de las personas. En este contexto, los habitantes son controlados por un régimen estricto de horarios y actividades, y los jóvenes, al cumplir cierto rango de edad, son seleccionados para realizar una actividad de por vida. Así es como Jonas, a diferencia de sus dos mejores amigos, es elegido para recibir los recuerdos, sentimientos y emociones de las personas de su comunidad, por si llegado el momento resultan útiles. A partir de este punto, el protagonista es sometido a un fuerte entrenamiento con un hombre al que llaman El Dador de Recuerdos, mismo que planeará desatar una revolución con ayuda del tenaz muchacho, y acabar de una vez por todas con la farsa comunista que les ha mantenido cautivos por tantos años.

El problema principal de 'El Dador de Recuerdos' es la superficialidad con la que son tratados los aspectos principales de una ficción: la trama y los personajes. Los personajes por sí mismos (en este tipo de producciones juveniles y en la mayoría de los géneros cinematográficos), deben tener un background específico, para poder desarrollar y construir las bases de su constitución, y éstas a su vez ser exploradas a lo largo del metraje. En la hoy sentenciada no existe ésto, tenemos un trío de jóvenes cuyos esfuerzos desembocan en personajes muy superfluos, irregulares. La batuta a cargo de Brenton Thwaite se muestra pesada, y a diferencia de Odeya Rush o Cameron Monaghan, es tal vez el personaje que más desarrollo tiene, no por ésto el que mejor se desenvuelve.

Meryl Streep y Jeff Bridges
A pesar de hablar de dos celebridades multipremiadas, las inclusiones de Meryl Streep y Jeff Bridges también pasan desapercibidas. ¿El principal motivo?, el guión. La estructura dramática del film es imperceptible. 'El Dador de Recuerdos' se tarda tanto en abordar el conflicto principal del film, que el espectador se cuestiona constantemente cuál será el punto de quiebre.

El concepto en sí es bastante interesante, el hecho de presentar una utopía donde parte de la humanidad ha sido cohibida de sus recuerdos (sobre todo en la actualidad donde la religión y la política omiten la libertad de expresión) resulta atrayente y sustancioso, pero el director se sumerge en un constante debate entre la ficción y la superación personal, desbalanceando el tono, la energía y la circularidad de la historia.

El film intenta abordar el tipo de comunismo más incivil, presentándonos una sociedad donde todo, cada parte de la vida de sus habitantes, está controlado sistemáticamente. En la novela, quedan tácitamente expuestos los derechos de inconformidad, el libre pensamiento y la indiferencia; ésto no sucede del todo en la hoy sentenciada. Encontramos varios conflictos a nivel lógica, ritmo y elocuencia, cojeando rápida y constantemente.

La historia de 'El Dador de Recuerdos' pudo constituirse como una cinta poderosa y enérgica, con una visión mucho más madura e innovadora, los personajes también pudieron haberse integrado a esta revolución en contra de una sociedad fría y opresiva, sin embargo, el realizador se conforma en presentar una cinta regular y muy ligera, que tiene tintes de lo que pudo llegar a ser.

Con la tecnología de Blogger.